La intensa guerra arancelaria entre Washington y Pekín de 2018 ha quedado congelada desde que Donald Trump dejó la Casa Blanca, pero los inversores se muestran cautelosos por cómo reaccionaron los mercados a la escalada original, ya que las relaciones comerciales entre China y Estados Unidos vuelven a la agenda esta semana.

El enfrentamiento comercial entre ambos países durante la presidencia de Trump supuso una importante dislocación de los mercados financieros ese año, incluyendo uno de los peores trimestres de Wall Street en décadas, un repunte sostenido del dólar y una caída histórica del yuan chino.

El entorno económico, político y de mercado actual, por supuesto, es diferente al de hace tres años. Pero las mismas cuestiones siguen en juego y algunas condiciones siguen siendo válidas.

En enero del año pasado se firmó un acuerdo comercial de «fase 1», las puyas que se intercambian públicamente entre los dos países son menos y más contundentes y, a primera vista, el sucesor de Trump es una presencia más conciliadora en la escena mundial.

Pero la administración de Biden está dejando en pie la mayoría de los aranceles de Trump sobre cientos de miles de millones de dólares de productos chinos, mantiene una línea firme contra China en otras áreas clave de la política exterior, y la crisis del sector inmobiliario de China y la desaceleración de la economía pueden haber debilitado la mano de Pekín.

Katherine Tai, la principal funcionaria de comercio de Joe Biden, dio a conocer el lunes la tan esperada revisión de la política comercial de Washington con China. Llega en una coyuntura delicada para los mercados financieros, ya que los inversores se enfrentan al aumento de la inflación y revalorizan el riesgo de los tipos de interés.

Como señalan los economistas de JPMorgan, cualquier riesgo alcista percibido por los mercados con Biden sobre China se está evaporando rápidamente, y el comercio entre Estados Unidos y China es ahora un «comodín de dos caras».

Los inversores pueden querer recordar lo que ocurrió en 2018.

Las condiciones financieras se estaban endureciendo, con la Reserva Federal en su tercer y último año de un ciclo de subida de tipos. El rango del tipo objetivo de los fondos federales alcanzó un máximo del 2,25%-2,50% ese diciembre, desde un mínimo histórico del 0%-0,25% en los siete años hasta finales de 2015.

Cuando Trump subió la apuesta en el comercio entre Estados Unidos y China, el S&P 500 cayó un 14% en el cuarto trimestre, uno de sus peores trimestres en décadas. El índice entró brevemente en un mercado técnico bajista, con una caída del 25% de punta a punta, y sólo se recuperó en la última semana del año.

El dólar comenzó a atraer flujos de refugio a principios de año y subió un 5% frente a una cesta de divisas en el periodo abril-junio. También se fortaleció durante los tres trimestres siguientes, marcando su mayor racha de ganancias trimestrales desde la Gran Crisis Financiera de 2007-09.

La caída del yuan chino fue aún mayor. Cayó un 5,2% frente al dólar en el segundo trimestre y se debilitó un 3,6% más en el tercero, pasando de unos 6,25 por dólar a algo menos de 7,00.

Esta fue, y sigue siendo, la mayor depreciación de la moneda china frente al dólar desde que se lanzó en su forma actual en 1994.

Los mercados de crédito también sintieron el calor, ya que los diferenciales globales de alto rendimiento se ampliaron 200 puntos básicos hasta alrededor de 550 puntos básicos a finales de ese año. La anterior ampliación de los diferenciales, un periodo de aversión al riesgo aún mayor, se produjo en 2015 y también fue desencadenada por el nerviosismo provocado por China, esta vez por el tipo de cambio del yuan.

EVERGRANDE

¿Podría repetirse la historia?

Las políticas comerciales «America First» de Trump desencadenaron una guerra de aranceles que dejó a las empresas y los consumidores estadounidenses pagando derechos fuertemente más altos sobre unos 370.000 millones de dólares en importaciones chinas anuales, mientras que los agricultores y exportadores estadounidenses vieron desmoronarse las ventas a China.

La revisión de la política de la administración Biden carece de detalles. Pero mantiene la mayor parte de los aranceles de Trump, y Washington ha indicado que no proseguirá las negociaciones de la «Fase 2» sobre las subvenciones estatales de Pekín. Tampoco ha descartado nuevos aranceles para presionar a China para que cumpla sus compromisos de la Fase 1.

La posición política internacional de Biden sufrió un duro golpe con la controvertida retirada del ejército estadounidense de Afganistán, y sus índices de aprobación interna nunca han sido tan bajos.

Sin embargo, el presidente chino, Xi Xinping, tampoco se encuentra en una posición de fuerza, ya que la economía está luchando para hacer frente a un nuevo brote de COVID, y a su presión reguladora sobre los sectores inmobiliario y tecnológico.

La crisis de Evergrande amenaza con desestabilizar el sector inmobiliario, muy apalancado y que representa hasta el 20% de la economía china. El crecimiento ya se está ralentizando y podría tener dificultades para alcanzar el objetivo del 5,5% fijado por Pekín para el próximo año.

Las cifras del Instituto Internacional de Finanzas mostraron esta semana que los activos chinos podrían estar sintiendo la presión: la deuda experimentó en septiembre las mayores salidas en seis meses, y las entradas de acciones fueron también las más bajas desde marzo.

Los mercados mundiales también se tambalean de nuevo. Wall Street acaba de tener su peor mes desde marzo de 2020, el dólar está cerca de su nivel más alto en un año, y los diferenciales de alto rendimiento no están lejos de alcanzar nuevos máximos de seis meses.

Pero, como señala Stephen Jen, de Eurizon Capital, con sede en Londres, el renminbi chino puede estar mejor protegido esta vez por un superávit de cuenta corriente mucho mayor.

«La posición global de la balanza de pagos es muy favorable para el RMB, algo que los defensores del RMB deberían tener en cuenta antes de tomar posiciones cortas en el RMB o de instar a otros a tomar posiciones cortas en el RMB», escribió Jen en una nota la semana pasada.

(Por Jamie McGeever; edición de Andrea Ricci) Reuters. Traduce serenitymarkets

Telegram Noticias en tiempo real

BUSCADOR

ÚLTIMOS TITULARES

Terminamos las actualizaciones de hoy. Buenas noches a todos y a Claudia en particular. Volvemos mañana antes de las 8. Que descansen

} 22:17 || 26/01/2023

Intradía

Visa sube 1,6% tras sus resultados

} 22:16 || 26/01/2023

Intradía

Intel se desploma el 7% tras sus resultados

} 22:16 || 26/01/2023

Intradía

Visa Q1 23 Earnings: – Adj EPS: $2.18 (est $2.00) – Rev: $7.9B (est $7.69B)

} 22:15 || 26/01/2023

Intradía

Intel Q4 22 Earnings: – Adj EPS: $0.10 (est $0.19) – Rev: $14.04B (est $14.49B) – Sees Q1 Adj Rev $10.5B To $11.5B (est $13.96B) – Sees Q1 Adj Loss/Shr 15C (est EPS 25C) – Sees Q1 Adj Gross Margin 39% (est 45.5%) – Targets $3B In Cost Reductions For FY23

} 22:14 || 26/01/2023

Intradía

Fuertes subidas tanto en SP500 como en Nasdaq en la sesión de hoy. Algunos buenos resultados como los de Tesla han influido positivamente. El dato de PIB mejor de lo esperado no ha sido demasiado tenido en cuenta por considerar los operadores que los inventarios han contribuido mucho y es difícil que sigan haciéndolo. Atención al aspecto técnico, porque el SP 500 está confirmando la ruptura de la media de 200 y tiene un primer cierre claramente por encima de la directriz bajista por primera vez. También consigue pasar de la pata de calls vendidos del collar de JPMorgan que estaba actuando de resistencia. El problema viene por el Nasdaq que acaba de llegar a su media de 200 que le podría servir de freno. Los resultados de cada día siguen jugando un papel importante.

} 21:54 || 26/01/2023

Intradía

«Un panorama algo mixto pintado por los datos de Estados Unidos», dijo Stuart Cole, economista macro jefe de Equiti Capital en Londres. Los datos apuntan a una economía que continúa mostrando resistencia frente al rápido ajuste monetario hasta ahora entregado por la Fed, dijo Cole. «Pero un gran contribuyente a esta historia de crecimiento fueron los inventarios, un componente que es casi seguro que se debilitará a medida que avanzamos en 2023», dijo. «Creo que refuerza la expectativa de que la Fed se mueva a movimientos de 25 puntos básicos ahora», dijo Cole Reuters

} 21:42 || 26/01/2023

Intradía

Facebook puede haber apostado su futuro en el metaverso, pero Microsoft $MSFT parece estar apostando por la IA. El término se mencionó 33 veces en su conferencia telefónica cuando el CEO Nadella habló sobre las perspectivas futuras de ChatGPT. Bespoke

} 21:40 || 26/01/2023

Intradía