Cada vez son más los gobiernos que buscan formas de evitar que la creciente inflación provoque problemas económicos -e incluso malestar público- sin subir los tipos de interés.

Pero, como muestran los siguientes ejemplos, los intentos anteriores de frenar la subida de los precios sin aumentar los costes de los préstamos a menudo han acabado mal.

TURQUÍA

Turquía lleva años bajando los tipos de interés para volver a subirlos cuando la lira se hunde, avivando la inflación.

Ha experimentado con medidas como la restricción de las divisas, pero esta vez el presidente Tayyip Erdogan va a por todas ofreciendo compensar a los ahorradores de liras con el erario público si las pérdidas de divisas superan los tipos de interés de las cuentas bancarias.

Esto podría resultar costoso y poner en riesgo uno de los principales atractivos para los inversores extranjeros: la deuda pública relativamente baja de Turquía.

«Lo que los turcos están intentando, sinceramente es dudoso, nunca había visto nada parecido», dijo el economista jefe de AXA, Gilles Moec.

ARGENTINA

La falta de confianza en las instituciones económicas, y en el peso, ha afectado a Argentina durante décadas.

Los esfuerzos de los gobiernos de derecha e izquierda por frenar la galopante inflación han supuesto la congelación de los precios de muchos productos y el control de capitales.

Los argentinos suelen preferir hacer negocios en dólares, pero el limitado acceso a la moneda estadounidense ha creado una enorme brecha entre los tipos de cambio oficiales y los del mercado negro.

El banco central ha subido recientemente los tipos de interés del 38% al 40%. Pero el tipo «real», teniendo en cuenta la inflación, sigue siendo muy negativo.

El economista de Goldman Sachs en Argentina, Alberto Ramos, dice que la inflación general ha promediado el 47,2% desde julio de 2018, lo que atestigua «una significativa disfunción de la política macro y el fracaso de la autoridad monetaria para asegurar el control monetario».

VENEZUELA

Los gobiernos de izquierda dura lo han intentado prácticamente todo a lo largo de dos décadas, desde fijar los precios en 2007 hasta ofrecer dólares a precio reducido, una política que se revirtió rápidamente debido a la frenética demanda.

Venezuela entró en default en 2017 y la impresión de dinero para cubrir el déficit presupuestario provocó una hiperinflación que alcanzó el 65.000% en 2018. El FMI ve una inflación del 2.000% este año.

El presidente Nicolás Maduro suavizó algunos controles de precios en 2019 y levantó la prohibición de las transacciones en moneda extranjera. Los tipos de cambio oficiales y no oficiales se equipararon, pero el bolívar se desplomó un 8.000% y la relación deuda/PIB de Venezuela se disparó hasta el 500%.

El mes pasado, Reuters informó de que el gobierno estaba pagando a los proveedores en dólares para ayudar a controlar la inflación.

Sin embargo, el Banco Interamericano de Desarrollo y otros organismos han advertido de que esta «dolarización» deja a quienes no pueden obtener dólares con poco acceso a los bienes básicos, incluidos los alimentos.

BRASIL

La alta inflación de los años 80 se convirtió en hiperinflación en los 90, justo cuando Brasil volvió a la democracia.

Bajo el mandato del entonces presidente Fernando Collor de Mello, se congelaron los precios, los salarios y el 80% de los activos privados, y se gravaron fuertemente las transacciones financieras.

La inflación alcanzó un máximo del 3.000% en 1990 y, aunque bajó al 433% en 1991, volvió a alcanzar casi el 2.000% en 1993.

El «Plan Real» de 1994 puso las cosas bajo control, estableciendo una nueva moneda, subiendo los tipos y recortando el gasto. Desde 1997, la inflación ha sido de un solo dígito todos los años menos uno.

POLONIA

El «escudo antiinflacionista 2.0» de Polonia incluye recortes temporales del impuesto sobre el valor añadido (IVA) de los carburantes, los alimentos y los fertilizantes para compensar un crecimiento anual de los precios que podría alcanzar los dos dígitos por primera vez desde el año 2000.

JPMorgan calcula que las medidas de la semana pasada y el Escudo 1.0 de noviembre reducirán la inflación en 3 puntos porcentuales a mediados de año, mientras que el primer ministro polaco estima que los Escudos 1.0 y 2.0 costarán hasta 30.000 millones de zlotys (7.530 millones de dólares), casi el 1% del PIB.

Pero «mantener un IPC ópticamente más bajo es una batalla perdida si las presiones sobre los precios resultan persistentes», dijo José Cerveira, de JPMorgan.

CONGO Y ZIMBABUE

Los precios en la República Democrática del Congo subieron un 6,3 mil millones por ciento acumulado en la primera mitad de la década de 1990, ya que los déficits presupuestarios se financiaron con una impresión de dinero desenfrenada.

La restricción de la política monetaria y fiscal y un sistema de tipo de cambio flotante permitieron controlar la hiperinflación en 2001.

Zimbabue imprimió tanto dinero -incluido un billete de 100 billones de dólares zimbabuenses- que su tasa de inflación alcanzó el 500% en 2008, dejando la moneda casi sin valor.

Los topes de precios impuestos por el gobierno hicieron que los vendedores no pudieran obtener beneficios, lo que provocó una gran escasez.

A finales de 2008 los zimbabuenses utilizaban dólares estadounidenses para sus transacciones y en 2009 se introdujo un sistema multidivisa que incluía también el rand sudafricano.

En 2019 se lanzó un nuevo dólar zimbabuense, pero Harare se vio obligado a volver al sistema multidivisa cuando se produjo el COVID-19 en 2020, lo que elevó la inflación a un 349%, según el FMI.

FRANCIA

La hiperinflación durante la Revolución Francesa hizo que las subidas de precios mensuales alcanzaran un máximo del 143%. La «Ley del Máximo General» de 1793 respondió con límites a los precios y la pena de muerte para los » especuladores de precios».

Los historiadores dicen que fue un fracaso, ya que los comerciantes obligados a vender por debajo del precio de coste recurrieron al mercado negro o se quedaron con los productos, lo que provocó una gran escasez.

MÉXICO

La caída de los precios del petróleo y las subidas de los tipos de interés en Estados Unidos detuvieron el auge económico de México en 1980-81 y pusieron en aprietos la vinculación del peso al dólar, con lo que la fuga de capitales y la disminución de las reservas de divisas obligaron a una devaluación del 260% en 1982.

Los depósitos bancarios en dólares se convirtieron en pesos y se declaró una moratoria en los pagos de la deuda. A finales de año, se reguló todo el comercio, se adoptaron controles de capital y se nacionalizaron los bancos.

La inflación anual se acercó al 100% en 1982-83, mientras el PIB real per cápita se desplomaba. Siguió siendo alta, superando el 150% en 1987.

En 1994, la crisis del peso – que se extendió a otras economías emergentes – obligó a una flotación libre que hizo que el valor de la moneda se desplomara. El sector bancario de México se hundió y el país necesitó un rescate internacional de 50.000 millones de dólares para evitar el impago.

A esto le siguió una severa recesión y más hiperinflación, pero en 2002 México mantenía la calificación crediticia de grado de inversión.

La década de 1970

Muchos países recurrieron al control de precios después de que el sistema de tipos de cambio fijos de Bretton Woods se derrumbara en 1971 y de que la crisis del petróleo de 1973 provocara un aumento de la inflación en todo el mundo.

Tras retirarse de Bretton Woods, Estados Unidos impuso una congelación de precios y salarios durante 90 días por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial.

Se consideró un éxito político, pero se convirtió en un fracaso económico, dando paso a la estanflación y la inestabilidad monetaria. El dólar se desplomó un tercio durante la década de 1970.

Francia también introdujo controles de precios, al igual que Gran Bretaña, donde la inflación se acercó al 25%. Esta política impopular contribuyó a desencadenar las huelgas laborales que marcaron el «invierno del descontento» de 1978-79.

La inflación retrocedió a principios de la década de 1980 tras la subida de los tipos de interés y la bajada de los precios del petróleo.

«La historia dice que nunca funciona», dijo Moec, de AXA, sobre los topes de precios y salarios. «Pero eso no impide que la gente lo intente».

(Reportaje de Marc Jones en Londres y Rodrigo Campos en Nueva York; edición de Catherine Evans) Reuters. Traduce serenitymarkets

Telegram Noticias en tiempo real

BUSCADOR

ÚLTIMOS TITULARES

Terminamos las actualizaciones de hoy. Buenas noches a todos y a Claudia en particular. Volvemos antes de las 8. Que descansen.

} 22:05 | 08/02/2023

Intradía

Wall Street cierra con bajadas importantes. Las numerosas declaraciones agresivas de miembros de la FED, dan una segunda lectura negativa a lo que dijo Powell ayer. Y Google con una caída de cerca del 8% ha sido decisivo. Ha lastrado a su sector, al Nasdaq y a todo WS. Los fallos en su chat de IA hacen pensar que pueda perder cuota de mercado como buscador en favor de otros. Técnicamente en tierra de nadie. Tiene que romper el SP500 el 4200 por arriba o el 4100 por debajo para tener más claridad.

} 22:03 | 08/02/2023

Intradía

Las acciones de Bayer suben después de nombrar a un ejecutivo de Roche como nuevo CEO. Marketwatch

} 20:56 | 08/02/2023

Intradía

Sven Henrich: Volcker realmente hablaba en serio sobre la lucha contra la inflación más alta en décadas con condiciones financieras agresivamente más estrictas. Ni siquiera han logrado llegar a restrictivas. 🤦‍♂️ Pero Powell citó a Volcker 100 veces, lo que significa que hablaba en serio. Vamos.

} 20:54 | 08/02/2023

Intradía

En la última encuesta de Gallup, el 50% de los estadounidenses dijeron que estaban peor que hace un año. Desde 1976, las únicas otras veces que el 50% o más dijeron que estaban peor: 2008 y 2009. Billello

} 20:51 | 08/02/2023

Intradía

Datatrek: La lista de las 10 acciones tecnológicas con peor desempeño del año pasado en el S&P 500 (más de 40 % abajo) que publicamos a mediados de diciembre de 2022 tiene un promedio de +32.8% hasta la fecha, en lo que va de año…

} 20:49 | 08/02/2023

Intradía

Los principales índices bursátiles de Wall Street cayeron el miércoles debido a que los comentarios de los funcionarios de la Reserva Federal intensificaron las preocupaciones sobre el camino de alza de tasas del banco central, mientras que Alphabet se desplomó en un decepcionante debut de su muy esperado chatbot de IA. El presidente de la Reserva Federal de Nueva York, John Williams, respaldó las opiniones de una tasa máxima de 5.00%-5.25%, más alta de lo que esperan los mercados, Reuters

} 20:06 | 08/02/2023

Intradía

Timiraos WSJ: El gobernador de la Fed, Chris Waller: «Estamos viendo que el esfuerzo [para reducir la inflación] comienza a dar sus frutos, pero tenemos más camino por recorrer. Y podría ser una lucha larga, con tasas de interés más altas por más tiempo de lo que algunos esperan actualmente».

} 20:03 | 08/02/2023

Intradía